lunes, 3 de julio de 2017

La invasión de los girasoles mutantes 2. Proyecto Voz de Dios.

Episodio 28. Escombros y finales.

Mejor no mirar la luz del rayo. Mejor, incluso para un girasol mutante, mirar el mundo real, por horrible que éste sea. Mejor dejar que la vista descanse plácidamente en el fragor cercano, reconocible, de una sangrienta batalla. Eugene se sobrepone de su momentánea abstracción y da órdenes. Sus girasoles crean una barricada alrededor de la fuente de luz por la que han desaparecido sus aliados robando vehículos del ejército de Madre Mary, que empieza a dejar de acusar los efectos del ataque sorpresa ya darse cuenta de que son muy superiores en número. Tras los coches, las diezmadas hordas de griazomnbis esperan babeantes. Más allá, sonidos devorados que escapan por los pelos del feroz estruendo de la nave. Motores. Gritos. Detonaciones. Aguantarán lo que puedan. Eugene está preparado para morir allí. Tiene un breve segundo en el que casi está tentado en preguntarse si habrá un más allá para los girasoles mutantes inteligentes. Sacude la cabeza y se aferra al peso del arma. El polvo del desierto escuece en los ojos. Eso, ese escozor, es todo lo que tiene en ese momento para comprender y justificar su existencia. 

Tras la luz, tras el mareo momentáneo, tras la sensación angustiosa de haber sido descompuestos en partículas y vueltos a unir en menos de un segundo, tras todo eso, luego, el corazón encogido ante la inmensidad de la nave. Es mejor no pensar que aquella monstruosidad está flotando sobre el suelo. Empiezan a comprender que se encuentran en el muelle de la nave estelar. Y la imagen es terrible en su hermosura. Decenas, cientos de naves y vehículos terrestres, colocados en distintas alturas, por todos lados. A pesar de ser incomprensible para ellos, algo les dice que son diseños muy, muy antiguos, como la nave en sí, cuyo interior está repleto una decoración recargada que bien podría recordar a la de cualquier templo de cualquier civilización antigua de la humanidad. Hay también armaduras de combate, o robots, de más de tres metros de alto. Los Anunnakis debían ser enormes. Pronto empiezan a ver el primer reto al que se deben enfrentar. El hangar, la estancia, si es que se puede llamar así, tiene varias decenas de kilómetros de largo, tardarían un día entero solo en llegar al final.
-Esto es enorme, chicos -dice Celine-. Ya no es que nos vaya a costar encontrar a esos tarados, es que solo recorrer este sitio, sin vehículo, es una locura.
- ¿Y si tratamos de usar algún cacharro de estos? -Pregunta Bridge, sin demasiada fe.
- Son máquinas milenarias de una civilización mucho más avanzada que la nuestra -contesta Ángelo con resignación-. Aun en el caso de que funcionen, no creo que sepamos pilotarlos.
- Tienes razón -añade Peter-. Harry, ¿qué opinas? ¿Harry?
Harry tiene la mirada pérdida en algún punto que los demás no pueden ver. De pronto habla.
-¿No lo oís? Está hablando, es como un murmullo, pero oigo su lenguaje.
-Esto...¿qué? -Pregunta Jonhy, lanzando una mirada furtiva a Peter y a Bridge, una mirada que dice, vale, se le ha fundido un fusible, tenía que pasar.
Harry les mira con una inmensa sonrisa. La nave, dice, puedo oír a la nave. Puedo interactuar con ella. Todo dentro de ella, el aire, todo, está vivo. Todo está conectado, es como un enorme sistema nervioso. Lo siento en la punta de los dedos.
Levanta las dos manos y poco a poco unos débiles destellos de luz azul empiezan a arremolinarse en torno a sus manos, hasta que, en pocos segundos las palmas de las manos le brillan por completo, así como sus ojos. Multitud de figuras geométricas, que sin duda deben de ser datos en el idioma Anunmkai y que recuerdan, una vez más, a idiomas y sistemas de escritura de la antigüedad, revolotean a su alrededor. Harry abre y cierra mensajes con rápidos gestos de mano.
-Mi nefasto hermano y sus secuaces están en el centro de la nave, lejos de aquí. En un lugar llamado El Trono.
- ¿Cómo podemos llegar hasta allí? -Pregunta Bridge.
-Hay un sistema de teletransporte. Pero no puedo acceder a él. Mi hermano tiene control a muchas partes de la nave. Pero puedo acceder a otros sistemas. Como por ejemplo...
-¿Por ejemplo qué?
Harry no responde a la impaciente pregunta de Caroline. No hace falta. La luz azulada empieza a rodearles, formando cuatro paredes solidas a su alrededor. Gritan sorprendidos pero Harry les hace un gesto de calma, aunque su sonrisa, acompañada por el destello azulado que sale de sus ojos, tiene de todo menos un aspecto tranquilizador. Y se elevan, en una especie de cabina de transporte formada por esa luz azul. A casi cien metros de altura, el paisaje es sobrecogedor. Sobre sus cabezas se abre la inmensidad de las partes superiores de la nave, en la que se adivinan salas y auténticos edificios enteros. Todo cruzado aquí y allá por raíles de energía azul por las que debían discurrir las vagonetas energéticas como en la que se encuentran en ese momento. Bajo ellos la inmensidad del hangar, con todos aquellos vehículos de fantasía. En las paredes, hasta donde alcanza la vista, colgando como en enormes columnas, cientos de naves de forma extraña, que parecen ser cazas de combate de forma curvilínea, superficie pulida y cromada, más numerosos que la flota de aviones de combate que cualquier país del viejo mundo pudiera haber tenido. Celine mira a Peter y sonríe, por unos segundos parece que todos los años de combate, de traición, de sentimientos descarnados a flor de piel desaparecen y solo es una mujer que mira con algo de añoranza, incluso, al hombre con el que compartió una parte muy importante de su vida.
-¿Estás disfrutando, eh? -Le pregunta.
-Esto es increíble. Se me encoge el corazón.
Le responde plácidamente Peter, con los ojos grises extrañamente brillantes.
-Disfruta de estos momentos en que nadie quiere matarnos.
-Cuando esto acabe, pienso volver a explorar todo esto. Estoy seguro que Bridge se apunta.
-Joder, puedes apostar el culo -responde Bridge. Luego se gira y le dice al oído a Johny-. Ver a estos dos de buen rollo me pone los pelos de punta.
-Sí, es espeluznante -le responde Walker riendo por lo bajo-. Es como si el mundo fuera a perecer en fuego y venganza.
La cabina atraviesa túneles salpicados de tuberías oscuras, maquinarias de fantasía que no pueden ni estar cerca de comprender. Atraviesa espacios enormes abiertos con auténticas mini ciudades, con altos edificios y otros más pequeños que parecen viviendas. Y vegetación, pequeños bosques y jardines de plantas extrañas que han sido preservados a lo largo de los siglos con robótico esmero por el sistema automatizado de la nave. Es como un mundo de fantasía. Un mundo de fantasía aterrador, les hace sentirse pequeños, muy pequeños, triturado todo su sistema de creencias, incluso aquellas que creían falsas. Un mundo que, como una muñeca rusa, escondía muchos mundos y que al mismo tiempo abría una puerta a un universo enorme, a la inmensidad del cosmos. Dentro de esa fascinación que les embarga, olvidan una cosa. Es un mundo de maravillas, pero también un mundo de peligro, un mundo que no les quiere allí.
-Algo va mal -la voz de Harry les despierta del ensueño de la peor manera.
Viajan por un pasillo estrecho y oscuro, solo iluminado por la luz azulada de la cabina de energía que les transporta.
-Algo, ¿Cómo qué? -Pregunta Johny, sin ningún tipo de broma en su voz.
-Algo me dice que enseguida lo vamos a saber.
No da tiempo para más. La luz azulada desaparece y la fuerza de la gravedad no especula lo más mínimo para cobrarse lo que se le debía. Caen pesadamente por una rampa hasta notar una caída libre nada desdeñable de unos cuantos metros. Peter abre las alas y coge a Thrud y a Ángelo. Bridge se encarga de Laura. A los demás, las servoarmaduras les ayudan a aterrizar sanos y salvos y Caroline cuenta con la ayuda de sus pequeños nano amigos que le confieren una resistencia sobrehumana. Caen pesadamente, pero ilesos. La cuestión es, ¿dónde? Una habitación cerrada. Quizás cinco por cinco metros. El techo no se ve. Harry da un par de pasos y empieza a trastear con la pared. Destellos de la luz azulada del display de la nave.
Chicos, tenemos un problema. Su voz adquiere un tono de lo mas macabro. Esta habitación es, ¿cómo decirlo?, un triturador de basura.
-¿En serio? -pregunta Peter con una expresión extrañamente divertida.
-¿De verdad? -Le pregunta Celine-. En una situación como esta y te emocionas porque es es un triturador de basura.
-¿Qué pasa? No entiendo -pregunta Bridge.
-En serio, Bridge -le dice Johny, categóricamente-. Si salimos de esta, lo primero que vas a hacer es ver la puta Guerra de las Galaxias. Este puto flipado -señala a Peter, que sigue sonriendo-, está tan contento como el pequeño Timmy en la noche del baile porque en una escena muy famosa de la peli los protas se quedan encerrados en un triturador de basura de la Estrella de la Muerte. El muy mamón se cree un Jedi.
-Sabes que yo sería un Sith -responde Peter.
-Sigue diciéndote eso, en el fondo eres un pastelito.
-Espera -interviene Bridge-. ¿En cuál de las pelis?
Johny y Peter responden al mismo tiempo. En la primera.
-Pero, ¿esa es la primera, primera, o la primera que era la cuarta?
-Qué te jodan Bridge -es la escueta respuesta de Peter.
Pero la voz, su tono más bien, de Harry, les saca de su amena y distendida charla.
-Chicos, de verdad que me jode interrumpir vuestra interesante charla coloquio sobre cine. Pero el ordenador de la nave ha planificado la eliminación de residuos en los próximos minutos.
Peter toca las paredes. Les mira y les indica que se vayan a la otra punta de la estancia. Cuando todos están a una distancia prudencial, empieza a formar una bola de fuego angélico en el puño derecho. El casco de la armadura aparece de la nada. Golpea la pared y una pequeña explosión les hace apartar la mirada. Cuando el humo se está desvaneciendo, Peter sigue ahí. Y la pared también, intacta.
-Estamos jodidos, dice Laura.
-Quizás podamos parar las paredes con la fuerza del Goliat y la de las armaduras, -apunta Ángelo.
-No lo entendéis -dice Harry-. Esto no es la Estrella de la Muerte. Eso es una tartana comparado con esto. Los residuos se eliminan con altas dosis de radiación. Nos van a freír.
-¿No puedes anularlo? -Grita Caroline.
-No desde aquí -responde Harry viajando por los displays de luz azulada de forma desesperada.
Bridge golpea las paredes con los puños del Goliat pero, a parte del sonido estridente, no produce ningún efecto. Hasta que el sonido de cosas oscuras y mecánicas, unido a un patente y desazonador zumbido, empieza a susurrarles ideas de lo más tranquilizadoras.
-Chicos -grita Laura-. Si vais a tener una idea brillante este es el momento.
Empieza a aumentar la temperatura, pero ninguno se atreve a decirlo. Peter mira a Johny y a Bridge y éste ve algo que jamás pensó que vería y que hace que el corazón le pese como plomo en el pecho. Las manos de Peter caen sobre los costados, abiertas, sin cerrarse en ese puño de furia que le arde a Peter en el alma. Si Peter se ha rendido, es hora de afrontar la realidad. Hay veces que la muy perra es como es, y no queda otra que cerrar los ojos y esperar que el final no duela demasiado. El calor aumenta. El sonido empieza a llenarlo todo.
Bridge abraza a Laura. Peter atrae a Thrud de la cintura hacia sí, le coge la mano a Caroline. Pero deja un segundo de tamaño cósmico para mirar a Celine y asentir con la cabeza en un gesto que intenta diga muchas cosas, aunque siente que quizás no haya dicho nada. Harry sigue ofuscado en los menús de luz azulada tratando de encontrar una salida. Johny, se enciende un cigarro y tras dos caladas, saca la armónica del bolsillo de la gabardina y entona un triste blues. Las notas se quedan en la habitación con una desesperada apatía, molesta, porque tan grandes héroes encuentren un final tan indigno. Y las notas suben. Suben, hasta rebotar en el techo. Hasta confundirse en un momento  con un sonido que, de todas todas, solo puede ser una carga de impulsos dispara muy de cerca sobre la pared. Luego otro disparo, y otro. Al cuarto las luces de la habitación se apagan durante unos breves segundos para luego volver a encenderse. Nuevos sonidos metálicos y finalmente, entre una lluvia de chispas, la puerta de la depuradora de desperdicios se abre. Una figura les flanquea el paso y les apunta con rifle Multitude. Madre Mery les mira sonriente sin bajar el arma.
-Antes de nada -dice-, pensad que os he sacado de ese agujero. Pero también que os estoy apuntando. Calcular cuantos caeríais antes de poder dispararme.
No saben qué decir, afortunadamente, Madre Mary sigue hablando. Tú, guaperas, coge esto.
Le lanza a Peter un walkie. Peter lo coge, aprieta el botón y pregunta, ¿sí? Desde el otro lado, la voz metálica de Eugene les sorprende a todos. ¿Johny, estás ahí?
Peter le lanza el walkie a su amigo, que responde muy extrañado. Sí, Eugene, viejo, aquí Johny Walker.
-Me alegro de oiros chicos.
-¿Qué pasa socio? Ahí abajo parece tranquila la cosa.
-Han dejado de atacarnos, Johny. Se han acercado y han pedido una tregua y me han dado este Walkie. Me han dicho que podría hablar contigo. ¿Qué está pasando, Johny?
-No lo sé aun, viejo. Mantened posiciones y no bajeis la guardia. Johny corto.
Walker le vuelve a lanzar el walkie a Madre Mary y aprovecha cuando ella lo coge para apuntar él a la mujer.
-Creo, madame, que es hora de que se explique.

martes, 18 de abril de 2017

La invasión de los girasoles mutantes 2. Proyecto Voz de Dios.

Episodio 27. Ve hacia la luz. 

La potencia de los motores de la nave levanta el polvo del desierto en una tormenta perpetua. Debajo de ella se vive en un permanente eclipse solar. Ninguno se atreve a decirlo, pero los soldados del ejército de Inquisición tienen miedo. Bajo esa mole inmensa, con el sonido terrible de esa maquinaria incomprensible y la cortina de arena que escuece en los ojos y se pega en la ropa, en los vehículos, se mete en al boca. Han colocado los vehículos alrededor del la luz de teletransporte, en una muralla circular de varios centenares de metros y varias líneas concéntricas para dificultar el acceso hasta el centro de la nave. Nadie estaría tan loco como para atacarles, pero nunca está de más tomar precauciones. Los hombres no hablan. Se miran los unos a los otros, desconfiando de cada sombra que pueda acechar o moverse bajo la cortina de polvo. Temen descubrir algún sonido extraño entre el ruido, un enemigo oculto y paciente esperando cualquier despiste. La tensión le pondría los pelos de punta al más pintado. Pero tienen suerte, no tienen que esperar demasiado para que algo les saque de ese desesperante inmovilismo. Un sonido y luego uno de sus coches aterriza encima de otros dos creando un amasijo de hierros. Algo ha lanzado el coche como si fuera una piedra a un estanque. Las alarma corre como un reguero de pólvora. Todo el mundo se pone en guardia. Por unos segundos nada, solo el ruido de la nave. El polvo del desierto en su infinita danza. Nada. Luego unos golpes. Algo grande y pesado se está arrastrando por el desierto hacia ellos, oculto en las tinieblas. El sonido es cada vez más evidente. Son pasos, los pasos de alguna clase de monstruo. Por fin, los soldados carroñeros entrecierran los ojos porque algo está tomando forma delante de ellos, haciéndose visible entre la tormenta. Una sombra, una mole. Un sonido metálico de engranajes que mueven una fuerza descomunal, hasta que de las brumas del desierto sale una bestia mecánica, una armazón de combate, un exoesqueleto Goliath que lleva dentro a un Bridge de lo más entusiasta con las posibilidades destructivas de su nuevo juguete.
-Bajad las armas y salid corriendo de aquí y nos haré papilla.
Su voz amplificada y transformada por los altavoces del Goliath suena de puta madre. Pero esos no son bandidos de tres al cuarto, no son carroñeros vulgares. Son tíos duros, tropas de la ciudad de Inquisición, los orgullosos hijos de Madre Mary. Les tiemblan las piernas, pero aun así plantan cara, cargan sus armas y disparan, con dos cojones. Para su desgracia. El blindaje del Goliath ni se inmuta ante el calibre de las armas de los soldados enemigos, lo que arranca una carcajada borracha de satisfacción del bueno de Bridge. Y como le siguen disparando cree que sería de mala educación no responder a semejante deferencia. Da un paso al frente e inclina levemente el tronco del armazón metálico, con una sola o intención, posicionar las dos enormes ametralladoras de impulsos colocadas en los hombros. Cuando abre fuego, siente que el mismísimo Satán se escondería detrás de cualquier piedra, agarrándose las rodillas y llorando como un bebé. El horizonte queda barrido por la cadencia de lo proyectiles. Retuercen el metal de los vehículos y aumentan la temperatura del desierto. Bridge no puede evita dejarse llevar por un entusiasmo enfermizo y asesino y grita, como echando un pulso al sonido estridente de la nave, de sus cañones, del puto infierno encarnado en un tipo con mucha rabia dentro después de años de malas rachas y muchas peleas. De hecho, sigue gritando aun después de dejar de disparar, aspirando metafóricamente el polvo del desierto que ha levantado su furia. Y los gritos, los gritos del caos que empiezan a llegarle cuando los oídos se le acostumbran. A su lado ya se han posicionado sus amigos, Harry, Ángelo y Laura, aprovechando la cobertura que da el cuerpo enorme del Goliath. Empiezan a dispara de inmediato, sin dar un respiro a las tropas enemigas que no tardarán en darse cuenta que son mucho más numerosas, aunque afortunadamente tienen algo a su favor que puede dilatar uno segundos más las terrible epifanía de las tropas enemigas. Surge de entre la neblina de arena el grito inconfundible de los girazombis. Ojillos rojos salvajes se dibuja por todas partes y en un segundo, secundados por los disparos de Eugene y los demás girasoles, las hordas de almas en pena se lanzan con rabia furiosa sobre los pobres soldados de Inquisición. Serán solo unos segundos de ventaja, piensa Bridge, pero coño, bien venidos sean. Comienza a moverse y el desierto se queja bajo el peso de su máquina de guerra.


Algo pasa al otro lado del campamento y los hombres de el Inquisición tensan sus músculos, sus corazones y sus armas. Están preparados para esto. Patrullan entre los vehículos, aunque la visibilidad no va más allá de un metro delante de sus narices. El sonido de la nave lo aplasta todo. Todo. Todo menos un vago sonido que llega hasta una de las patrullas de vigilancia, unos diez hombres armados hasta los dientes. Es el sonido de una armónica, que desafía la tormenta sonora, como el sonido de una cascada lejana en medio de la noche. Las armas apuntan al frente, tratando de horadar la tormenta de arena. Un silbido triste, una melodía que se enrosca en los remolinos de aire. Un hilo dorado de sonido que lleva a los buenos muchachos de Inquisición hasta la silueta de un hombre. Le apuntan y la música cesa, el destello de un mechero encendiendo un cigarrillo la sustituye. El ascua es como una estrella lejana. ¡Quieto! Le dicen. La silueta del hombre, que estaba apoyado en uno de los vehículos, se gira para hacerles frente y se va convirtiendo en un hombre. Lleva una gabardina que deja entre ver una peligrosa servoarmadura. Un sombrero de vaquero deja sus ojos velados por un perpetuo misterio. Otra calada. Mira a los soldados al tiempo que detrás de él aparecen tres mujeres, increíblemente bellas las tres y con aspecto de ser tan hermosas como peligrosas. Una morena, una pelirroja y una rubia a la que le brillan los ojos. El hombre mira a sus compañeras y sonríe. Johny le pega una otra larga calada al cigarro, lo tira y desenfunda dos pistolas al tiempo que dice, ¿vas a ladrar, perrito, o vas morder? Y se lía. Los pobre soldados quieren reaccionar pero caen fulminados por los disparos de Johny, Celine y Caroline, menos dos de ellos, cuya vida es arrebatada con centelleante rapidez por las espadas de Thrud. Muchos más soldados son atraídos por los sonidos de la lucha y los compañeros tienen que buscar cobertura tras los vehículos que el ejército enemigo ha ido dejando aquí y allá.
-Hay que moverse, si nos rodean estamos perdidos -grita Celine al tiempo que suelta una ráfaga con su rifle de asalto. La superioridad de sus armas es lo que hace que las tropas enemigas sean más cautelosas a la hora de lanzarse a por ellos.
-En eso estamos todos de acuerdo, guapa -le responde Johny-. Pero ahí fuera está cayendo una que flipas.
-Tendremos que separarnos -Caroline chilla todo lo que puede para hacerse oír-. Celine y yo por un lado y tú y Thrud por otro. Dos equipos con una servoarmadura cada uno.
-Buen plan -responde Thrud.
Johny asiente y se ríe diciendo, sí, ahora solo falta que esos muchachos dejen de dispararnos.
Pero sus palabras y su risa son interrumpidas por el sonido de una roca enorme cayendo sobre el coche que les sirve de refugio y aplastando el techo. Les han dejado de disparar, pero solo porque sobre ellos se laza un super mutante de más de tres metros de alto, ataviado de pies a cabeza con una armadura tosca, pero sólida. El bicho se mueve hacia ellos con sorprendente velocidad para su enorme tamaño y para todo el metal que lleva encima. Salta y cae sobre el techo golpeando el lateral del coche con una enorme maza hecha con acero y cemento, justo en un segundo después de que ellos puedan esquivarlo. Se rehacen, le disparan, pero la armadura aguanta, al menos aguantará lo suficiente para que ese monstruo no cese en su empeño de aplastarles. Celine salta y de una voltereta consigue encaramarse sobre los hombros del mutante, descargando ráfagas sobre el casco que le protege la cabeza. Johny salta, y aprovechando la fuerza que le da la armadura, golpea con una tremenda patada en el pecho que hace que el gigante se tambaleé, lo que aprovecha Celine para hacer fuerza y conseguir que la mole caiga al suelo, saltando ella con una grácil voltereta hacia atrás en el último momento. Los cuatro se echan sobre el enemigo caído y descargan sus armas, pero la armadura sigue aguantando y tienen que esquivar, esta vez por los pelos, un mandoble con la maza que barre el suelo del desierto alrededor del gigante. Intenta levantarse y cuando está de rodillas, una rayo dorado corta el aire, Thrud se lanza, esquiva un mandoble de la maza derrapando sobre su espalda y, al incorporarse de un salto hacia arriba, clava la punta de una de sus espadas bajo el casco de la armadura, haciendo que salte por los aires. El gigante no se amedrenta y consigue golpear con el puño a la valquiria, lanzándola por los aires. Pero eso es solo un segundo antes de que su cabeza estalle, pues es todo el tiempo que han necesitado Johny, Celine y Caroline para acertarle de lleno en un magnífico duelo de excelentes tiradores. Gritan de alegría y como siempre, la alegríales dura muy poco. Un gruñido a su espalda hace que sepan, aun incluso antes de darse la vuelta, que algo malo les acecha. Y cuando se giran y ven otros tres supermutantes, del mismo tamaño que el que acaban de abatir, con las mismas armaduras y mazas y hachas más grandes que un hombre. Joder, es lo único que acierta a decir Johny y toma aire. Si uno casi les mata, tres, ni con las armaduras. Algo le dice que hasta ahí han llegado. Algo se lo dice, hasta que una voz le hace girarse y sentir que quizás había tirado la toalla demasiado pronto. Dispersaos, dos grupos, nos vemos en el centro. La voz de Peter suena a muerte.
- ¿Qué piensas hacer tú? -Le pregunta Thrud, sabiendo de sobra la respuesta.
- No te preocupes por mí.
- ¿Has perdido la puta cabeza? -Le grita Caroline-. Son tres.
-Hay que probar esta maravilla.
De la nada, el casco de la armadura se cierra sobre la cabeza de Peter. Rápido, dice, dividiros y dividir sus fuerzas.
- No dejes que te maten todavía -Johny le sonríe y se aprietan los antebrazos.
- No tengo intención.
Sus amigos se van y se pierden en la turbia atmósfera bajo la nave. Se oyen disparos y Peter se permite un segundo para preocuparse por sus amigos, por Thrud. Pero no tiene más que ese segundo.
SU ARMADURA ES DÉBIL EN LOS COSTADOS. La voz de la armadura le rebota en la cabeza. TU ESPADA CON NUESTRA AYUDA DEBERÍA ATRAVESARLAS.
Pues a ver si se dejan. Sin más lanza una bola de fuego que derriba al gigante de en medio. Cuando los otros dos se lanzan a por él, sus armas no le encuentran, porque echa a volar y arroja otra bola de fuego que les cae sobre las cabezas como una lluvia de fuego, lo que le da tiempo para llegar hasta el monstruo caído. Corriendo esquiva el mandoble del hacha que le lanza la criatura, para otro con la espada y llega debajo del brazo derecho del mutante. Con un certero movimiento, salta, le hunde la espada en el costado y la saca inmediatamente, para que no se quede atrancada, y se aleja hacia atrás batiendo las alas. El mutante emite un triste gorgoteo y cae redondo al suelo. Aterriza y limpia la hoja de la espada con un gesto enérgico.
- Si salís corriendo prometo mirar para otro lado.
Se posicionan para ganar sus flancos y Peter se encoge de hombros y dice, supongo que no, no os vais a ir corriendo.
Se lanza volando contra el que tiene a su derecha y le golpea en el pecho del tipo con una fuerte patada. La fuerza que le da la armadura abolla la armadura. DOS COSTILLAS ROTAS, escuch en su cabeza. El mutante cae sobre las rodillas. Lanza una bola de fuego al otro y aprovecha el tiempo que le da para emprenderla a espadazos contra la cabeza del mutante arrodillado. Con furia brutal consigue atravesar el casco y la criatura imita a su colega dejando una parduzca mancha de sangre extraña en el suelo al caer muerto. Está arto, aunque la armadura hace que acuse menos el cansancio. Corre en dirección al último y lanza otra bola de fuego angélico que al golpearle en el pecho y hace que esta vez partes de la armadura salgan disparadas. La armadura le marca un punto débil en la del mutante y lanza a Tadeusz que se clava hasta la empuñadura un poco más abajo del cuello del monstruo.

Cuando Bridge y los otros llegan al rayo de luz que sale de la nave, Celine, Caroline, Johny y Thrud ya están allí, rodeados de cuerpos caídos de enemigos.
-¿Y Peter? - Pregunta, temiéndose lo peor.
Tras un segundo de duda, Celine señala al cielo y ven la figura alada de Peter llegando hasta ellos.
- ¿A qué estáis esperando? Se nos van a echar encima.
- No sabemos muy bien qué hacer -responde Ángelo.
- ¿No habéis visto nunca una película?
Peter se acerca sin dudar al rayo de luz y en cuanto entra en él desaparece. Se miran unos a otros. Harry es el siguiente en entrar y uno a uno les van siguiendo. Hasta que solo queda Bridge. Se da un segundo, porque siente que se está enfrentando a algo más trascendental y ancestral que cualquier cosa que se haya cruzado en sus caminos. Luego los sonidos del ejército enemigo que llegan desde todos los rincones le sacan sin contemplaciones de su introspección. Da un paso adelante y una inmensa luz le ciega.

martes, 31 de enero de 2017

La invasión de los girasoles mutantes 2. Proyecto Voz de Dios.

Episodio 26. Arqueología estelar. 

Cuando el cielo se parte, jodida y literalmente en dos, y la historia y el cosmos y toda la puta madre que los parió a ellos y a todos los ángeles del cielo te dan un severo puntapié en la base del cráneo, puedes actuar de dos maneras. La primera, y la más normal en un ser humano corriente, es, joder, fliparlo en colores y hacer un serio esfuerzo para que tu esfínter no tire la toalla. Por lo menos quedarte con los ojos como platos y sin una maldita palabra que llevarte a la boca. La otra, la otra es la de Peter. Y esa denota muchas cosas, además de un absoluto desprecio por la vida propia y ya no digamos por la de los demás. Es la opción de ponerte a dar gritos de alegría y asombro ante el espectáculo demencial que se está produciendo delante de tus ojos. Porque lo que es los demás, cuando el cielo, insisto, se parte en dos y el sonido atronador de un objeto inmenso atravesando la atmósfera casi les deja sordos, se quedan estupefactos. Pero Peter Connors, no. Peter Connors, cuando una nave espacial alienígena, por lo que se ve, milenaria, se queda en suspensión a varios cientos metros de la superficie y a unos diez kilómetros de dónde están ellos, se pone a dar gritos de alegría como un niño al que el puto gordo de Santa Claus le ha traído justo el juguete que quería. Y es que ese es Peter Connors, capaz de asimilar que es el hijo del Diablo sin mucho problema, pero al que el hecho de que los extraterrestres existan le parece la cosa más jodídamente cool que le ha pasado en la vida. Es evidente que no fue un niño muy feliz. Porque la verdad, la cruda verdad, es que la nave que ha aparecido en el cielo es terrorífica. Se podría describir como dos inmensos zigurats de metal, de varios cientos de metro de alto y algunos kilómetros de perímetro, unidos por una sección transversal horizontal alargada de varios kilómetros de longitud. Una inmensa ciudad volante arrancada de algún lugar remoto y oscuro del cosmos. El gran Sorbinus sonríe como un bellaco, el cabrón.
-Contemplad la grandeza de La Devoradora de Mundos, joya de la antaño gloriosa armada espacial de Nibiru y nave insignia del mismísimo Enki. En su interior se haya el Trono, que nos devolverá la grandeza del señor Annunaki. Y no os preocupéis, amigos. A pesar de haber sido mis enemigos, soy un ser generoso y no le privaría a nadie el regocijo de contemplar, al menos una vez en su vida, a nuestro gran señor.
-Te arrancare la maldita cabeza y te la meteré por el culo, Gran Sorbete de lo que sea -le escupe Celine
Pero Sorbinus no le contesta. Solo levanta los brazos y la nave emite inmediatamente un rugido mecánico que les hiela la sangre. Por todo el casco se iluminan luces. La bestia está cobrando vida. Sorbinus sigue rugiendo y ellos, al igual que también todo el ejercito de Madre Mary, tiemblan. 
Hasta la emoción de Peter, presa de su infantil entusiasmo por los ovnis, se desvanece ante el aterrador sonido de la bestia mecánica milenaria. Los motores anti gravitacionales amenazan con partir en dos el suelo. Otro rugido, peor que cualquier trueno. Peor que la tierra abierta en canal por el más terrible de los terremotos. Otro rugido y luego la luz, como venida de la mismísima mano de Dios. Un rayo cegador que sale dela base de la nave y toca el suelo con un resplandor que hace palidecer al sol que trata de reivindicar su reinado en lo alto del cielo.
-La puerta está abierta -grita el Gran Sorbinus-. Ha llegado el momento. Seguidme, desarrapados de la tierra y conoceréis al verdadero Dios.
-¿Y qué hacemos con ellos? -Pregunta Madre Mary.
-Que vivan. Quiero que lo vean todo. Quiero que abandonen este mundo con la imagen de la grandeza de Enki como último recuerdo.
Y los compañeros observan como el ejército de Madre mary se repliega y se dirige haciE la enorme nave. El suelo bajo sus rodillas es dolorosamente real de pronto. La tarde es dolorosamente pesada. El sonido de los motores de la nave atrona en los oídos y les hace sentirse pequeños, muy pequeños. Casi pequeños en el espacio y en el tiempo. Aplastados por una bruma cósmica que se come la era en la que les ha tocado vivir, de pronto la invasión de los girasoles mutantes apenas parece una anécdota en un juego mayor en el que solo son las astillas que forman las verdaderas piezas. Y el polvo del desierto se levanta y les golpea el pelo, la cara, las ropas, como si nada, como si fueran meras estatuas, cactus sin tragedia detrás, rocas sin futuro. Ciento cincuenta  hombres se han quedado para vigilarles. Al mando de ellos el otro de los grandes generales de Madre Mary,  Albert, que les mira desde sus dos metros de altura con los cuatro brazos cruzados como si solo fueran una mercancía, como si el trámite de mantenerles con vida hasta que le den la orden de lo contrario solo fuera un engorro administrativo que debe cumplir. Las rastas blancas se mueven levemente mecidas por el viento. El tipo en sí es una pesadilla.
Johny mira el montón donde han dejado sus armas, incluida Tadeusz. No sabría bien decir por qué, pero eso a Johny, así, de pronto, le parece una estupidez. Su cabeza trabaja rápido, aunque aun le queda algo del whisky de la noche pululando por las neuronas. Hay que hacer algo. Siente ese cosquilleo en los dedos cuando los nervios le piden que apriete el gatillo, solo que en ese preciso instante no tienen ningún endemoniado gatillo que apretar. Pero eso no quiere decir que no quiera dar guerra hasta el último momento. Solo mira a sus camaradas de reojo, pero sabe que sienten y piensan exactamente lo mismo. Hay que actuar. Cada segundo como un grano de un maníaco reloj de arena. Las miradas como sentencias de muerte. La vida condenada a una esquizofrénica cámara lenta. En esas situaciones rezas por algo que mande el puto equilibrio a tomar por el culo. Una explosión, el clímax de la maldita ópera, un detonante que engulla la nitroglicerina de las venas. Joder, a veces, los dioses no tienen ninguna gana de defraudar a sus humildes espectadores. Y las cosas pasas, coño, porque tienen que pasar. Al principio, solo un zumbido leve. No un sonido, ni un temblor, solo algo que se hace un hueco etre el ruido de los motores de la nave. Luego sí que se nota un leve temblor en la tierra. Hasta que por fin se puede ver, hacia el oeste, primero una mancha, luego una clara polvareda que algo está arrancándole al desierto. Los hombres y el general de madre Mary entienden que algo se acerca a ellos. Unos segundos más tarde, el rugido de varias decenas de motores hace su entrada en escena.
El general Albert entorna esos terribles ojos rojos y mira la nube de polvo que, poco a poco, se va aclarando. Huele la batalla en el aire con los dos orificios de la cara que le hacen de nariz. El sonido de las dos enormes espadas cortando el aire es casi glaciar. Chicos, dice, vamos a tener fiesta. La nube se ha disipado por fin. Camiones y furgonetas de todo tipo se han parado a unos veinte metros de distancia. Uno de los coches se abre y de dentro baja un hombre enjuto. No se le ve bien la cara, por culpa de la poblada barba y por el parche que le cubre el ojo izquierdo.
-Chicos, parece que os habéis vuelto a meter en un lío. ¿Necesitáis una ayudita? -Les grita Ángelo, sonriendo abiertamente.
-Puto loco -le responde Bridge- ¿Dónde te habías metido?
-He ido a buscar unos amigos.
La puerta del copiloto del coche se abre y de ella baja un tipo enfundado en una vieja servoarmadura. Se quita el casco y la cara bonachona y sonriente de un girasol mutante les saluda.
-Johny, Bridge, Caroline, hola.chicos. Hemos venido a ayudar.
-¡Eugene! -grita Johny-. Maldito girasol chiflado. No sabes como nos alegra veros.
-Estoy seguro Johny. Y más que os vais a alegrar. ¡Chicos!
De los camiones bajan girasoles armados hasta los dientes. El sonido de armas cargándose le hace un guiño al viento.
-Acaso pensáis que un puñado de plantas hará temblar a los terribles soldados del Inquisición -escupe el gran General Albert-. Nosotros somos la nueva plaga.
-Bueno, esperábamos que nuestra mera presencia fuera suficiente, la verdad -responde Ángelo en tono burlón-. Pero por si acaso hemos traído uno cuantos amigos.
Hace un gesto con las manos hacia adelante y es respondido por el sonido al abrirse de los portones de los camiones. Un silencio que apenas dura unos segundos y un murmullo que hiela la sangre y que todos los que vivieron, o sobrevivieron, la invasión de los girasoles mutantes, conocen de sobra. Luego ya está todo dicho y hecho. Hordas de girazombis se lanzan como locos contra los soldados de Inquisición y sobre el sorprendido Albert. Y eso es el resorte que Peter necesitaba. Se pone en pie y estira la mano y como respondiendo a su llamada, Tadeusz sale disparada llegando hasta a él, que cierra un puño de acero sobre la reconfortante y familiar geometría de la empuñadura. 
Bridge, Johny y los demás le miran asombrados, pero no tienen tiempo de preguntar. Los guardias más cercanos que les custodiaban tampoco tienen tiempo de mucho antes de que Peter acabe con ellos. En un suspiro que no es ni una brizna de viento en medio la batalla están armados y listos para pelear. Eugene y Ángelo llegan hasta ellos corriendo. No hay tiempo para saludos efusivos. Además, un incomodo nudo les encoje la garganta, aunque los girazombis les ignoran y centran su sangrienta atención en los soldados enemigos, estar rodeados por centenares de ellos no es la cosa que más feliz les hace. La imponente figura del general Albert se planta delante de ellos, con las dos enormes espadas listas para cortar en dos el mundo si hace falta. Pero no le va a dar tiempo. Peter grita un, ya estoy harto, que sorprende hasta a sus compañeros. Se lanza contra los más de dos metros de Albert, y gritando frases entrecortadas, de las que solo se puede extraer algo así como, ¿quién coño te crees que eres?, yo soy el puto Peter Connors y cosas por el estilo, esquiva los golpes del general y de tres certeros movimientos, cercena armadura y músculos y las piernas de Albert se doblan bajo el yugo de ese acero implacable. De rodillas, trata de morir de forma honorable, pero Peter le atraviesa la garganta y la vida se escapa de esos ojos rojos con un gorgoteo de lo menos honorable. El duelo apenas a durado unos segundos y los compañeros se quedan sin poder reaccionar, a veces la furia asesina de Peter tiene ese efecto. Él, por su parte, sigue dando patadas al cadáver de Albert gritando que él es el jodido Peter Connors. Ángelo se acerca por detrás y le calma, aunque da un paso atrás cuando Peter se gira y parece no reconocerle. Grita de rabia y acaba de cercenar la cabeza de Albert de un certero tajo. Tranquilo, amigo, se acabó, creo que está muerto.
-Estoy tranquilo.
-Sí, sí, eres la viva imagen de la calma.
Se agrupan en torno a Peter y el cuerpo de Albert. A su alrededor, la breve batalla llega a su fin y las voces de los girazombis se van acallando a medida que lo hacen las de las victimas que masacrar. Acabada la faena, se quedan inmóviles, con la mirada perdida y la respiración entrecortada a la espera de  una orden, de que les marquen un nuevo objetivo.
Da escalofríos verlos así, parados, babeando, expectantes.
En marcha, dice Peter. Tenemos una nave que derribar.
-Te olvidas del ejército que hay en medio -la voz de Harry suena a una terrible tristeza.
-Nosotros también tenemos uno, ¿no? -Bridge mira con algo de congoja a las horda de girasoles.
-Necesitaremos un plan -añade Johny.
Peter sonríe. Mira los zombis, los soldados girasoles, el armazón del Goliath encima de Betsy. La Valkiria, cruza una mirada fiera con Celine e intercambia una sonrisa de complicidad con Johny.
-Nos hemos visto en peores -añade por fin.
Se encaminan hacia Betsy. Casi caminando a cámara lenta y con una música épica de fondo.
-una cosa -dice de pronto Bridge-. ¿Cómo has hecho eso de la espada, qué vuele hasta tu mano?
Peter sonríe. Un viejo truco Jedi.
-¿Jedi?
-Sí, Jedi, ya sabes, Star Wars.
-Ah -contesta Bridge-. No la vi.
Todos se detienen en seco y se quedan mirando a Bridge. La música se detiene.
-Tío. Todo el mundo ha visto Star Wars.
-Hasta nosotros la vimos en el viejo cine de nuestra ciudad -dice Eugene.
Todos ríen. Bridge se encoge de hombros. Bueno, hay mucha gente que no la ha visto, digo yo.
-Sí -apunta Peter-. Los ciegos.
-Y los muertos -añade Johny.
Todos ríen mientras andan hacia Betsy.
-Bueno, pero en serio, ¿cómo hiciste que la espada fuera saltara hasta tu mano? -Insiste Bridge, y sus carcajadas suenan con alegría, aunque sean, casi seguro, las últimas que se vayan a oír en aquella región en muchas horas. 

martes, 29 de noviembre de 2016

La invasión de los girasoles mutantes 2. Proyecto Voz de Dios.

Episodio 25. Nubes de fuego y sangre.

Una colina en medio del desierto, bajo un atardecer plomizo de un rojo intenso, un hombre contempla las ruinas de Pueblo Bonito, el complejo más grande que la cultura Anasazi construyó a lo largo de los catorce kilómetros del Cañón del Chaco. Su viejo guardapolvos hondea casi majestuósamente mecido por el viento del desierto, lo que recorta su silueta tocada por un viejo sombrero cowboy de forma teatral sobre el rojo que va tiñendo el mundo. Enciende un cigarro y pierde la mirada en las ruinas. No se pregunta nada, solo intenta que la paz de la piedras milenarias que descansan decenas de metros más abajo se apoderen de él. Es el momento perfecto para no pensar. Quizás el único que Johny Walker ha tenido en semanas. Alguien llega a su lado. Los ojos de Peter crean un extraño contraste con la tonalidad del atardecer. Mira también las ruinas y no dice nada. Coge la espada, que lleva unida magnéticamente a la espalda, otra ventaja de su nueva armadura, y la clava en el suelo. El acero ancestral capta algunos de los últimos rayos de sol. Johny expulsa el humo y sonríe, sin ningún motivo aparente, solo por que es tan buen momento como cualquier otro para sonreír. Quizás agradeciendo ese segundo de tregua. Luego un ruido metálico como una tormenta les hace girarse. El exoesqueleto de combate de Bridge se detiene a un par de metros de ellos. Se abre y Bridge baja. Se les acerca mientras ellos han vuelto a lanzar la mirada a las ruinas. Desde allí arriba solo se ve una estructura vagamente semicircular, muros derruidos y varios receptáculos circulares que, a tenor de sus últimos descubrimientos, hacen que la imaginación vuele a la hora de especular sobre su utilidad.
-Pensé -dice Bridge- que jamás volvería a tener oportunidad de hacer un poco de turismo. Siempre quise visitar estas ruinas.
-Pues tenemos suerte -le contesta Peter-. Algunas partes estaban cerradas en su momento por problemas de conservación. Supongo que eso ya no importa.
Los ojos de Bridge brillan azules, retando a la oscuridad cada vez mas presente. Pero en su expresión desaparece la relajación, al menos por un segundo.
-Míranos -dice-. Parecemos tres amigos normales y corrientes de excursión.
Johny le mira y ríe.
-Nosotros no seríamos normales en ningún mundo posible.
Los tres sonríen, completamente de acuerdo. Y vuelven a guardar un tranquilo silencio que no tiene ningún tipo de pretensiones. Solo respirar ese aire cálido y reconfortante, admirar la belleza de todo aquello. Nada más. Algo sencillo. Algo tan valioso como todo el oro del mundo.
-Es bonito, joder, muy bonito -dice Peter.
-Si todo esto pasa -bromea Johny-. Deberíamos poner un negocio.
-Sí -asegura Bridge-. Los Salvamundos.
-¿Invasiones mutantes?¿Alienígenas? ¿Dioses y monstruos varios que quieran destruir tu bonito mundo? -Continua Johny con la broma.
-¿A quién vas a llamar? -Apuntilla Peter y los tres tararean la música de Los cazafantasmas y luego se ríen.
Johny saca una petaca del bolsillo interior de su guardapolvo, abre el tapón, da un trago y después de una mueca tras se lo pasa a Bridge. Está caliente, pero es mejor que nada. Bridge bebe y se lo pasa a Peter que traga el bourbon casero. Quema en el gaznate, pero arde en el pecho, y eso ayuda bastante.
-La verdad es que no se nos da mal del todo -dice Bridge.
-Espera que todo esto acabe.
-Venga, Johny, tenemos al hijo del Diablo de nuestra parte -y le da a Peter un amistoso puñetazo en el hombro.
Peter le pasa la petaca a Johny que vuelve a dar un trago largo, y dice, entonces, ¿este es muestro rollo?, ¿quedamos cada cinco años para salvar el mundo, os va bien? Le pilla a Johny bebiendo y la risa hace que se atragante. ¡Cabrón!, que estaba bebiendo.
Peter mira las ruinas. Y luego mira a sus camaradas.
-Desde luego sois la mejor gente con la que uno se pueda enfrentar al fin del mundo.
Johny le hace un saludo con el sombrero y Bridge un gesto de brindis con la petaca antes de dar un trago y pasársela. Luego coge de los hombros a sus dos compañeros de fatigas.
-Chicos -dice-. Esas ruinas no se van a mover de ahí. Descansemos esta noche. Bebamos, riamos, follemos y mañana veremos qué coño esconden.
-Estoy de acuerdo -dice Johny-. Pero la petaca nos la acabamos nosotros.
Y vuelven a reír. Beben como tres amigos sin miedo alguno ni nada horrible detrás. Y la cámara se va alejando, dejando sus siluetas magníficamente recortadas al borde del cañón, el sol muy bajo y el desierto en calma. La cámara se aleja, deja atrás también a Betsy y los demás y recorre unos centenares de metros de desierto hasta detenerse en las ruedas delanteras de dos motos. Luego el plano se abre. Dos motos enduros sucias y transformadas, con púas, y cuchillas y dos motoristas con armaduras y cascos con calaveras pintadas y penachos de pelo que les caen hasta la espalda. Miran a los compañeros con unos prismáticos y luego se van, sin arrancar los motores hasta que están lejos, para perderse después en le desierto.

Es increíble, pero a pesar de los kms, la voz de Doggy les llega nítida, como un recuerdo de otra vida, a pesar de que tan solo hace unas semanas desde que compartieran revelaciones, música y cerveza con el extraño eremita. Doggy habla de que las estrellas parecen más nítidas que nunca esa noche, como si se vistieran con sus mejores galas. Luego pincha Alive de Pearl Jam y la voz de Eddie Vedder habla de un mundo mejor, libre de terrores apocalípticos, donde el único horror era el que llevaba el hombre dentro. Johny y Peter asienten en silencio, pues los dos comparten un amor incondicional por el movimiento Grunge. Como si les viera por una cámara, Doggy pasa a la versión de Nirvana de Tell me where did you sleep last Night. Ellos duermen en ese vehículo cansado pero valiente, porque el desierto empieza a enfriarse en la noche. Están tan cansados que se olvidan de hacer guardia, como si en medio de esa escombrera de siglos, al borde del final del camino, nadie pudiera encontrarlos.
Pero el mal tiene brazos y tentáculos en todas partes. Eso es algo que deberían haber aprendido. Además, el mal no se esconde del sol. Y el sol llega igual que la noche con todos los terrores que se quieran subir al carro. Porque el sol solo hace su trabajo hasta que llegue el final de su turno, así que cuando Peter se despierta al sentir el frío tacto de un cañón metálico en la frente, el sol sigue a sus cosas, y si tuviera hombros, se encogería de hombros.
-Hola, guaperas -le dice Madre Mary mirándole con una inmensa sonrisa-. Me debes un tanque. Y antes de que pienses en usar esos poderes tuyos, piénsalo un par de veces. Una al menos.
Madre Mary le señala con el cañón del arma a través de la ventana y puede ver a sus amigos de rodillas en el desierto con bastantes cañones amenazantes apuntándoles a la cabeza. Madre Mary tiene en la otra mano a Tadeusz, mirando la hoja con placer. Es un arma maravillosa. Creo que me la voy a quedar, aunque las espadas no son mi fuerte. Ese maldito de Sorbinus dice que fue un arma de grandes generales en otra época, en otro mundo. Es un arma de líderes, no de rufianes, vagabundos y asesinos. Peter no responde, al menos de palabra, pero intenta con todas sus ganas desarrollar unos poderes mentales que le permitan troncharle el cuello a aquella odiosa mujer de piernas largas. 
De rodillas en el desierto, desarmados y con una rabia descomunal ardiendo en las sienes. Los tres camaradas no dejan de mirarse los unos a los otros bucsando una solución a su del todo apurada situación. Pero es difícil ser optimista cuando estas rodeados por centenares de enemigos y el agujero de decenas de viejas armas de fuego te apuntan directamente a la nuca. Las filas de Madre Mary se abren en dos ,como el Mar Muerto, y hasta la propia gobernante de  los carroñeros se hace a un lado para dejar paso al Gran Sorbinus y, detrás de él, la imponente mole de Nirmod, seguido de un engendro parecido a él, pero con un enorme agujero como una turbina donde debería tener el rostro, Sorbinus sonríe como un cerdo, piensa Bridge, le partiría la puta cara. Pero sabe que el más mínimo gesto acabará con sus sesos y los de sus amigos decorando el desierto.
-Ahora, mortales -dice Sorbinus abriendo los brazos y dirigiéndose tanto a ellos como al ejército que le apoya- Veis cuan fútil es la resistencia al nuevo orden. Los dioses verdaderos vienen para reclamar lo que es suyo.
-Moriré antes de ayudarte, no lo dudes, sabandija asquerosa.
Ante el desafío de Harry, Sorbinus solo sonríe y levanta una mano. De entre la multitud de soldados se abre paso un hombre, tranquilo, sereno, que se para justo al lado de Sorbinus y les mira con divertido desprecio. Se quedan sin habla cuando una copia perfecta de Harry Street les contempla.
-Hola, hermano -le dice la copia a Harry Street con un tono exacto al tuyo-. ¿Qué haces colaborando con esa escoria? No podemos detener lo que no puede ser detenido. No es nuestra misión.
-Creo -dice Sorbinus-, que no os he agradecido el haberme dejado aquella muestra genética tan útil en el desierto. Un gesto sin duda dramático, hombre llamado Peter Connors, pero una mala jugada.
-Chúpame las bolas cara de zarigüella.
Sorbinus ignora la fina ironía del comentario de Peter. Tan solo hace un gesto y los esbirros de Madre Mary les ponen en pie
-Me complace deciros que no vais a morir. Quiero que seáis testigos de la llegada Enki, el auténtico Dios viviente.
-Enki no es un dios -le grita Thrud-. Hay dioses de verdad, y su grandeza no puedes llegar a entenderla.
-¿Esas patéticas manifestaciones de la ansiedad humana, del miedo de los mortales? Esos no son dioses. Sólo son humo, vuestro poder depende de algo tan volátil y ridículo como la fe. ¡Nuestro poder proviene del cosmos, de la ciencia, de la inmortalidad!
-Vaya pedazo de cabeza que tienes, colega, en serio, es muy grande.
Sorbinus atraviesa a Johny con el fuego de su mirada y solo responde un escueto, traedlos.
A punta de arma les llevan al centro de las ruinas del cañón del Chaco, a la estructura semicircular de piedra. En un hueco en una de las paredes hay varios glifos, pinturas e inscripciones. Hay una que les es de sobras conocida. La silueta de una mano. Sorbinus se acerca a ella y le hace un gesto a la copia de de Harry Street que, sin dudarlo, plantan su mano en la pared. Inmediatamente un resplandor azulado sale de la piedra y el suelo comienza a vibrar. La gravilla y las pequeñas piedras saltan. El mundo tiembla bajo los pies de todos los presentes, mientras el Gran Sorbinus eleva los brazos y la voz por encima del zumbido que se empieza a hacer atronador, llamando a su señor Enki. Un sonido parecido a un trueno, pero que no tiene nada de natural, rompe el día, rompe el aire. Duele en los oídos. El aire se empieza a hacer más pesado, como si una mano invisible les aplastara contra el suelo. Pronto la vibración no se nota solo en el suelo, también en el aire, como un espeso campo magnético. Y luego el color, un rojo que ardiente que tiñe de sangre y fuego las nubes claras del desierto que empiezan a abrirse como una cortina desgarrada por cuchillas afiladas. El zumbido es cada vez más ensordecedor. El temblor del suelo ya lo sienten en las tripas. Algunas piedras a su alrededor empiezan a levitar delante de sus jodidos ojos. Parece que la tierra misma se va a partir en dos. Hasta que llega el estallido final. La traca. Las nubes se abren y el zumbido se transforma en un sonido aterrador que acompaña al espectáculo demencial y absolutamente sobrecogedor que sucede delante de sus narices sin que puedan pestañear, ni mover un músculo por el puto asombro. Bueno, hay uno que sí, uno que sonríe como un niño grande y señala al cielo con una expresión maravillada en la boca y chillando cosas que sus compañeros no pueden oír por el estruendo, pero que básicamente se traduce en que Peter no para de gritar consignas como joder, alucinante, lo sabía y cosas por el estilo, hasta que se gira hacia sus compañeros y les gritan tratando de hacerse oír.
-¡Tíos! Estáis viendo eso. 

miércoles, 7 de septiembre de 2016

La invasión de los girasoles mutantes 2. Proyecto Voz de Dios.

Episodio 24. Héores y hombres.

Sigue lloviendo. Maldito Leviatán. Madre Mary mira al frente, mientras el gran Sorbinus pasea en círculos. Aunque detrás tiene a miles de sus soldados, sus dos generales y su enorme poder, la presencia de ese ser y las dos moles descomunales de Nimord y Tifón, hace que le den ganas de salir corriendo, cosa que sabe de sobras que no puede hacer. Por fin Sorbinus se detiene y cuando habla, al menos no queda ni rastro de ese tono cordial tan falso que le pone de los nervios. Claro que su nuevo tono de voz hace que casi quiera gritar de terror, y pensaba que en este mundo no había nada capaz de asustarla.
-Solo te pedí, una cosa, hija de Eva. Solo quería al hombre llamado Harry Street. Yo he cumplido mi promesa, tu mundo es mucho más grande, tienes el primer paso a un gran imperio. ¿Dónde está tu parte del trato, hija de Eva?
-Se escaparon. En medio de la confusión. Son guerreros poderosos y tenían fuerzas sobrenaturales de su lado. Tu poderoso Leviatán tampoco pudo pararles.
-Es por eso que tú y tus hijos seguís existiendo.
Las palabras suenan como una amenaza, calramente, a lo que las tropas de Madre Mary responden con un rugido y el sonido de armas hambrientas.
Hay solo una respuesta. Tifón da un paso al frente y de su boca enorme y mecánica surge un rugido que hace temblar la tierra y una grieta se abre, incomesurable, inmensa y voraz, en medio de las tropas de Madre Mary tragándose varias de decenas de pobres almas que ni se enteran de dónde les ha venido la muerte.
-Aun estáis a tiempo, hija de Eva, de decidir que queréis sacar de todos esto. Un lugar prominente en el nuevo orden del universo, o la completa aniquilación.
Madre Mary se traga las lágrimas por sus hijos aniquilados en un segundo por esa criatura infernal salida de las entrañas de la tierra y del tiempo. Hace un gesto con la mano y sus tropas da un paso atrás.
-Ya tienes mi palabra de que te servimos incondicionalmente. Mi palabra es ley -dice.
-Me alegra oír eso. Pero no sería justo si no te advirtiera que no toleraré ni un fallo más. Me has costado tres pasos atrás. Y justo en la recta final, eso puede ser decisivo. De hecho el hombre llamado Harry Street ya no me es tan necesario. Te lo pongo aun más fácil. Solo necesito saber a dónde van él y sus patéticos amigos.
-Entonces -dice Madre Mary-, quizás la misión no ha sido un fracaso completo. No soy tan necia, Gran Sorbinus.
-Te escucho.

Bridge apoya la espalda en el cabecero de la cama. Solo son barracones prefabricados, pero joder, se han esforzado para dotarlos del mayor confort posible, y en sus condiciones, después de las semanas que llevan, ni el puto hotel Palace sería mejor. Laura descansa acurrucada, desnuda, tapada por una liviana sábana, en su regazo, sus bucles negros apenas dibujados por la tenue luz de una vieja lamparita de mesa.
-Bridge.
-Dime.
-¿Te acuerdas del mundo de antes?
La pregunta le golpea en el pecho como la coz de un caballo encabritado. Le recuerda que es varios años mayor que su amante y le es inevitable pensar, que en un mundo normal, sería un hombre joven, un chaval casi. En este es un viejo marinero con demasiadas millas a la espalda, demasiadas cicatrices y los ojos muy cansado, aunque menos que el corazón. Laura apenas sería una niña, pues él no era más que un chaval, cuando el primer girasol cayó sobre las ciudades, llenándolo todo, comiéndose el amanecer y el mundo.
-Sí. Me acuerdo. Pero ya es poco más que un sueño. Una vieja película.
-Apenas me acuerdo de las películas.
Viejo, viejo, viejo, le dice una voz en la cabeza. Al menos Peter es más viejo que yo. Pero, ¿cuánto vive un Nephilim? Estoy divagando.
-Pensé -dice tratando de espantar sus pensamientos-, que después de acabar con los girasoles, el mundo volvería a funcionar. Pero, si lo pienso, no creo que ya funcionara antes. No era un mundo que hubiera que haber recuperado, más bien habría que haber empezado de cero.
-Pues no empezamos. Este desierto, este erial, no es ni principio ni final. Es solo un limbo en la historia.
Bridge sonríe. Le acaricia el pelo y piensa con satisfacción en el brillante cerebrito que hay detrás de esa cara perfecta y esos bucles negros.
-Pero -piénsalo, prosigue Laura-. Las peores condiciones pulen joyas increíbles. ¿Qué eras tú en el otro mundo?
-Un conductor de autobús que quería estudiar y ser profesor de historia.
-Y no está mal. Aquí, eres un héroe. Tu nombre es conocido en todas las direcciones posibles y los tipos más duros del yermo se lo pensarían dos veces antes de meterse conmigo. Y eres mi héroe.
Bridge sonríe, besa a Laura y le dice. Anda calla, boba, y duérmete. Tenemos que descansar.

Johny sigue bebiendo, el bar nunca cierra si hay una garganta seca o un alma solitaria. Normalmente van juntas. Toca la canción de Juicy, y es la suya por que Juicy escribió la letra hace muchos años. Celine le hace un gesto con una jarra de cerveza.
-Tienes talento, no me extraña que Peter te cogiera tanto cariño. En el fondo siempre ha sido más artista que guerrero.
-Joder, pues lo disimula muy bien.
-Sí -dice Celine sonriendo ampliamente-. Que sea artista no quita que siga siendo un psicópata sádico.
Los dos ríen y beben.
-Joder -dice Johny-. Esto es muy raro. Estar aquí bebiendo contigo. Tuve que salvar el mundo de ti. Y ahora tengo que salvarlo contigo. El guionista de todo esto tiene demasiado tiempo libre o está como una puta cabra.
-¿Crees que todo está escrito?
-Joder, es demasiado demencial para ser casualidad, ¿no?
-Si. Pero también emocionante.
-Eso es verdad.
 Celine apura su cerveza y se levanta. Es tarde. Mañana tenemos más millas, más desierto.
-Más peligros.
-Hasta mañana.
Celine le apolla la mano en el hombro y sale de su campo de visión. Johny, sin levantar la cabeza de la guitarra, no puede contenerse, maldito alcohol, y pregunta, arrepintiéndose inmediatamente después.
-¿Celine?
-¿Sí?
-¿Por qué matarle? ¿No podías solo irte?
Celine sonríe pero no mira a Johny. ¿La pregunta del millón, eh?
-¿Quiéres saberlo? -Añade.
-Diablos, sí. Seguramente lo olvide mañana -dice Johny pegando un trago a sus cerveza, siempre con la mirada perdida en el frente, los ojos ocultos bajo la sombra del sombrero.
-Porque no le amaba.
-No entiendo.
Celine toma aire.
-No soportaba ver como ese puto loco me amaba. ¿En qué me convertía? El ser más despiadado del planeta hubiera dado su alma, coño, su puta espada de los cojones, por mí. Y yo no era capaz de amarle. Y una vez lo hice. Eso me hubiera destruido. Soy mala, pero no tanto. ¿En qué me convertía eso?
-¿En una persona normal y corriente? Todos la cagamos, él el primero.
-Supongo que sí. Ese puto mundo nos jodió a todos. En fin, el caso es que preferí alejarlo para siempre de mi vida.
-Joder -dice Johny-. Estamos como una puta cabra.
-Somos hijos de nuestra época.
-Celine.
-¿Sí?
-No creo que lo haga. Pero si te pregunta no le cuentes eso.
-No pensaba. Pero tienes razón. No preguntará.
Celine vuelve a palmearle el hombro y se dirige a la barra. Diez segundos después ella y uno de los camareros ríen con complicidad. Johny enciende un cigarro y empieza a tocar un viejo blues sobre aquellos que se van a dormir solos en noches tristes.


Harry y Caroline comparten habitación. Y aunque están en silencio, tumbados en la cama, ninguno de los dos puede dormir. De la calle llegan las voces de los últimos borrachos y las últimas luces de la ciudad se van apagando. Harry no tiene recuerdos de haber fumado nunca, pero en ese momento le apetece rabiosamente un pitillo.
-Se lleva mejor con el tiempo -le dice Caroline.
-¿El qué?
-La falta de pasado. La sensación de irrealidad. La idea de pensar que eres un monstruo y no una persona.
-Perdona. A veces te centras en tus propio problemas y piensas que los demás viven en un mundo de rosas. Se me olvidaba que tú también -no sabe como acabar la frase.
-Que yo también salgo de un laboratorio.
-Eso. ¿Tampoco tienes recuerdos de antes?
-No, no. Yo tengo más suerte que tú, supongo. El proyecto secreto del gobierno contemplaba una familia de acogida falsa que me debía dar un falso entorno familiar hasta que llegara la hora de entrenarme, supongo que para que no me volviera majara del todo. Pero trata de ser un niño normal con el doble de fuerza, que nuca se pone malo, que se rompe una pierna y se le cura en dos días y que puede conectarse a los ordenadores solo con mirarlos -Caroline se ríe.
-No salió bien, ¿no?
-No, puedes apostar tu culo a que no. A lo siete años vinieron y se me llevaron. Me enteré de todo y descubrí que mis padres eran solo dos agentes del gobierno. Eso no destruye la psique de ningún niño, que va.
-Estoy seguro de qué no.
Los dos se ríen durante unos segundos.
-Luego vino el entrenamiento, alguna misión. Y luego -Celine calla por un segundo.
-Los girasoles.
-Los putos, malditos girasoles mutantes y la jodida Corporación de Celine y sus amigos.
-Tuvo que ser horrible.
-Ni te imaginas. Una auténtica pesadilla sin algodones que la suavizaran. Luego me hice cazarrecompensas. ¿Qué otra cosa podía hacer con mis cualidades? Hasta que en una misión, muy bien pagada, pero falta de detalles por parte del contratante, mordí un hueso más duro de lo que podía roer.
-¡No me jodas! -Dice Harry incorporándose en la cama- ¿Tenías que cazar a Peter?
-Por aquella época nadie conocía ese nombre. Todo el mundo se aterrorizaba si mencionabas al Doctor Spawlding, pero Peter Connors solo era un vagabundo que debía haber cabreado a alguien. Se pasaba el día en un bar de las ruinas de San Antonio. Parecía un trabajo fácil. Así que una noche le seguí hasta un callejón.
-¿Y?
-Cuando vi las alas, los ojos negros y el fuego angélico ya era demasiado tarde y estaba con el culo mordiendo el polvo y la punta de Tadeusz en mi garganta. Vi esos ojos y fue la primera vez en mi vida que sentí miedo.
-He visto a Peter en acción. ¿Cómo coño sigues viva?
Caroline se vuelve a reír y a Harry le paree que es la primera vez que la chica se relaja desde que la conoce.
-Guardó la espada. Me miró y me dijo, estás demasiado buena para matarte. Me ayudó a levantarme y añadió, creo que necesitas un socio.
Los dos vuelven a reír. Sí, dice Caroline, ese hijo de puta ha visto demasiadas películas, pero hay que reconocerle que tiene estilo. Luego se pone un poco más seria.
-Se lo que la gente ve en él, un auténtico monstruo. Pero es la única familia que he tenido.
-Para mi lo sois todos.

Se reúnen en las puertas de los sótanos de la ciudad, muy temprano, cuando el sol aun está haciendo las paces con el desierto.
-¿Y Peter y Ángelo? -Pregunta Laura.
-Ángelo no estaba cuando me he levantado -dice Johny-. Habrá ido a desayunar y se le habrá ido el santo al cielo.
-Peter tampoco estaba cuando me he levantado -dice Thrud.
-Está atendiendo un encargo personal mío. Luego nos reuniremos con él -dice Juicy-. No perdamos tiempo.
Les guía por las red de túneles que hacen del almacén y arsenal de la ciudad mientras Juicy habla a toda velocidad. Ha abandonado su atuendo más informal por uno mucho más táctico, con pantalones cortos caquis y una camiseta de tirantes negra. De una cartuchera doble en los costados cuelgan dos pistolas.
-Mis hombres están cargando armas y munición en vuestra tartana. En serio tengo vehiculos de combate, ¿de verdad queréis ir en eso?
-Sin ninguna duda -dice Brdige, algo ofendido.
-Empiezo a creer que ese trasto algún día atravesará las puertas del infierno -dice Johny.
-En fin, como queráis -prosigue Juicy-. Por desgracia las servoarmaduras de la ciudad tienen dueño y no dispongo de muchas. De todas maneras, da igual. Hace falta mucha instrucción para usarlas. ¿Alguno sabe?
Johny levanta, la mano. Celine después y Harry también. Todos le miran sorprendidos.
-Recordad que tengo un montón de mierda metida en la cabeza. El uso de una servoarmadura estándar es una de ellas.
-Perfecto, por que no tengo mucho más. Excepto para ti y para ti -dice señalando a Celine y Johny.
Llegan a una inmensa puerta metálica que se abre a su paso y se quedan boquiabiertos. Pasillos y pasillos de armamento y equipamiento militar de todas clases. Juicy les lleva a una sala y les empieza a entregar maletines. A Harry uno verde militar, una servoarmadura en perfecto estado del mismo modelo que la que Nimrod le destrozó a Peter. Y a Johny le entrega otro de color rojo.
-¿Qué es esto?
-Es una Miltitude Dragon -dice Celine-. De los Delta  Force. No te dejes engañar por el color. Tiene sistemade camuflaje. Es una puta joya.
-Chica lista -dice Juicy-.Y para ti, por ser una chica mala  -Saca un maletín de color negro con el esquema de un águila dorada sobre un ancla, sujetando con las garras un tridente y una pistola de pólvora-. Tienes mucha suerte. Esta tipa debía ser muy alta, creo que es tu talla.
-¿Estás de coña? -Dice Celine-. Una Nighlady de los S.E.A.L., apenas pudieron usarlas. Y menos el modelo de mujer. ¿Cuántas pueden quedar de esas?
-No muchas, así que cuídala, la quiero de vuelta. Para vosotras, chicas, lo siento, no tengo nada de vuestra talla -les dice a Caroline, Laura y Thrud- Pero ropa de combate y operaciones especiales con algo de blindaje sí.
-Tranquila, ya sabes que yo llevo mi armadura por dentro -dice Caroline.
-Y yo soy una semidiosa, no es fácil matarme -dice Thrud y su cuerpo empieza a brillar levemente.
-Y supongo que para mi tampoco -dice Bridge-.
 -En realidad, sí -dice Juicy sonriendo-. Pero nada tan, digamos sutil.
Se acerca a una inmensa cápsula de metal semioculta por las sombras en un rincón y toquetea un panel de números. Tras varios ruidos de engranajes la cápsula se abre y una luz verdosa llena la estancia.
-Bridge, te presento al Exoesquelto Goliat Némesis V.21. El abuelo de las servoarmaduras.
-¡No me jodas! -Dice Johny-. Eso debe tener como doscientos años.
-Más o menos -dice Juicy con entusiasmo- Pero este está en su cápsula original y en perfecto estado. No necesita entrenamiento, te lo pones y potencia tus movimientos y te da blindaje. Además de la capacidad de levantar un coche y lanzarlo, derribar una casa, etc. Dos cañones pesados blaster a la espalda con sistema de apuntado por la guía del casco. No son muy precisos, era un prototipo, pero para barrer un área, te servirán.
Bridge se acerca. Juicy aprieta el interfaz de control y le susurra al oído unos números. Bridge lo repite en voz alta. Una voz de robot dice, diga nombre y rango, por favor. Bridge se queda sin saber muy bien que decir y luego, azuzado por Juicy, repite su nombre. Capitán Thelonius Bridge. Supongo, añade en voz baja. A sus órdenes capitán Bridge. El exoesqueleto se abre y deja visible el asiento, los huecos para las piernas y los huecos para las manos. Varias barras de super aleación protegen al portador. Bridge se sienta, lo ajusta todo y el exoesqueleto se cierra. Bridge se mueve y la maquina, con sorprendente fluidez reproduce sus movimientos. Exultante, sale del complejo para probar su nuevo juguete al aire libe. Pasa delante de sus compañeros y Harry le da un codazo a Johny. ¿En serio le hemos dado esa monstruosidad con una capacidad de destrucción sin igual a Bridge? Johny se echa las manos a la cabeza y se ríe.
-¿Crees qué el Anunnaki ese nos aceptará en su bando?
Todos se ríen y Juicy les para.
-¿En serio, eso os llama la atención? ¡Qué se llama Thelonius! El todo poderoso Bridge se llama Thelonius. 
Y ahí, hasta a Laura se le escapa una risa.

Fuera, en un amplio patio. Prueban sus nuevas armas para hacerse a ellas. Las servoarmaduras van de maravilla e incluso la de Celine, negra reluciente, parece que le resalta aun más la figura. La pena es que solo la de Harry tiene casco, un casco estándar de marine, pero de super aleación y gafas tácticas conectadas con la armadura que le dan lecturas de su estado, de los enemigos, del terreno o de cualquier cosa de interés táctico. Bridge se divierte en reducir a hierros un viejo coche oxidado. Entonces una figura se planta delante de ellos. Lleva una servoarmadura de extraño diseño, negra como la noche, sencilla y hermosa. Como si la hubiera acabado un artesano. El casco recuerda vagamente al de un soldado espartano, solo que un cristal negro tapa la cara de su portador.
-¿Te ha costado mucho? -le pregunta Juicy.
-Casi me mata, la muy hija de puta, al final parece que nos llevaremos bien.

Aun sin camiseta Peter contempla como Thrud duerme y se pregunta con qué soñarán las Valkirias. Se viste, le da un beso en la frente y sale por la puerta. Delante de la puerta que le ha mostrado Juicy un par de horas antes, no duda en teclear el código que la abre y entrar. En medio de la sala hay una servoarmadura. Negra. Muy negra. No tiene nada de especial, si no fuera porque parece estar viva. Latente. Porque parece observarle. Esperar a ver que hace. Esa armadura es solo un rumor. Nadie creía que se hubiera fabricado. Multitude, la gran empresa de armamento del siglo XXII siempre negó su existencia. Entre otras cosa porque llevaba implementada una inteligencia artificial que, según decían, había tomado una especie de conciencia propia y solo dejaba que la usaran guerreros que la armadura consideraba dignos. La leyenda decía que el proyecto se canceló porque muchos soldados murieron en las pruebas. La leyenda decía que Multitude había echado el guante a tecnología alienígena y la estaban implementando en sus nuevas creaciones. La armadura, Soulreaver, que ahora Peter tenía delante, incluida. Peter sospecha que esa tecnología era de creación anunnaki. Algún dispositivo milenario de esa raza cayó en manos de la poderosa compañía. La armadura se Llamada así en clave porque la armadura entraba en simbiosis con el portador, pasaba a formar parte de él a nivel neuronal y celular potenciando sus capacidades desde dentro. Peter se pregunta que podrá hacer con sus capacidades de Nephilim. Así que sin pensarlo se la empieza a poner. Cuando se pone el casco, oye un click y la armadura se activa. Sin fuente de alimentación, alimentada directamente por la emergía vital del portador. Peter siente un dolor en todo el cuerpo. Al acoplarse a nivel celular a él, la armadura hurga en todo sus ser, como un animal reconociendo un territorio extraño en el que le acaban de soltar. Cae de rodillas. El dolor es inhumano. Grita. Y luego oye una voz en su cabeza.
¿Quién Eres?
-Soy Peter Connors.
Eres  fuerte. Nos gustas. De pronto el dolor cesa y Peter siente como si pesara menos. Se siente lleno de fuerza y vida.
A tú servicio, Peter Connors. Seremos uno contigo. Lucharemos hasta el fin. Peter se siente más fuerte. Su energía Nephilim vibra con mucho más poder y cuando recoge a Tadeusz del suelo, es como si la armadura la reconociera y tiene claro algo que también sospechaba, que su vieja espada es también creación anunnaki.

Peter se quita el casco y Thrud se le echa encima para darle un beso. Acaricia la armadura y dice, es asombrosa.
-Vaya juguete, ¿no, hermano? -dice Johny.
-No está mal -responde, Peter-. Con esto tendré alguna posibilidad frente a Nimrod.
-Venga -dice Bridge-. Si parece que vas de gala. ¿Puede hacer esto?
Bridge coge el coche con el que estaba jugando y lo dobla por la mitad.
-¡Por todos los dioses! -Dice Peter-.  ¿Cómo le habéis dejado eso a Bridge?
-Muy gracioso.
-En serio -dice Harry-. ¿Qué puede hacer?
Peter se acerca a una furgoneta abandonada, desenvaina a Tadeusz, que brilla con el color negro del fuego angélico y de un mandoble corta el viejo vehículo por la mitad.
-¡Joder! -dice Celine-. Juicy. Has creado un monstruo.
Juicy está hablando con uno de sus hombres y luego se acerca a ellos.
-Chicos, tengo malas noticias. Angelo salió esta noche con uno de nuestros coches. No dijo a dónde, solo, que os dijéramos que volverá. Que os verá dónde ya sabéis.
Hay un par de minutos de confusión, pero todos saben que no pueden ir a buscarle. Solo pueden esperar que de verdad vuelvan a verle y en el fondo, no saben muy bien por qué, entienden que se ha ido por alguna buena razón. Se dejan las armaduras puestas, no saben lo que van a encontrar. Goliat va agarrado, a una orden de Bridge, al techo de Betsy. Se despiden de Juicy sin hacer demasiados dramas, como guerreros curtidos que son. Betsy sale de la  ciudad muy entrada la mañana y el desierto parece enorme. No están muy animados. Nadie dice nada, hasta que Harry le susurra algo al oído a Peter que se empieza a reír como nunca.
-¿En serio? ¿Te llamas Thelonius?
-¡Qué os jodan!